Consumidores europeos quieren pagos biométricos

Un nuevo estudio de Visa muestra que el 73% de los consumidores en Europa están interesados en usar pagos biométricos, especialmente cuando están integrados con otras medidas de seguridad. Aproximadamente las tres cuartas partes consideran que la autentificación de dos factores, en que un dato biométrico se usa en conjunción con un dispositivo de pago, es un medio seguro para confirmar al titular de una cuenta.

Cuando se observan las diferentes situaciones de pago en el hogar o en el mundo real, el 68% quiere usar biometría como método de autenticación img_vpara los pagos. Los comerciantes en línea tienen la mayor oportunidad de ganancias, ya que el 31% de la gente ha abandonado una compra basada en navegador a causa del proceso de seguridad en el pago.

Cuando se trata de los beneficios de los pagos biométricos, un 51% de los europeos afirma que la autenticación biométrica para pagos puede crear una experiencia de pagos más ágil y fácil que los métodos tradicionales. De modo similar, a un tercio le agrada el hecho de que la autenticación biométrica significa que sus datos estarían seguros incluso si su dispositivo se extraviara o fuera robado.

Los europeos también se sienten cómodos con una serie de modalidades. El reconocimiento de huellas digitales, que es el más común, es considerado como el más seguro por el 81% de los encuestados, seguido por el de iris con un 76%.

En Europa poca gente manifiesta preferir el reconocimiento de voz o facial como método biométrico para pagos, con un 12% y 15% respectivamente. En el Reino Unido estas cifras bajan a 8% y 12% respectivamente para las formas de pago con reconocimiento de voz o facial.

Los consumidores quieren utilizar biometría tanto para las transacciones en persona como en línea. Esto se refleja en los siguiente resultados:

  • 48% quiere usar autenticación biométrica para pagos cuando están en el transporte público
  • 47% quiere usar pagos biométricos cuando pagan en un bar o restaurant
  • 46% quiere utilizarlo para adquirir bienes y servicios en las calles comerciales, por ejemplo, en las tiendas de víveres, cafeterías y establecimientos de comida rápida.
  • 40% quiere utilizarlo cuando compra en línea
  • 39% cuando descargan contenido

Por último, no será solamente una tecnología biométrica o de seguridad la que se emplea en autenticación, explica Jonathan Vaux, director ejecutivo de cooperaciones de innovación en Visa Europe. “Uno de los retos para la biometría es un escenario en que esta es la única forma de autenticación. Podría resultar en un falso positivo o un falso negativo porque, a diferencia de un PIN, que se ingresa en forma correcta o incorrecta, la biometría no es una medida binaria, sino que está basada en la probabilidad de una coincidencia”, señala Vaux. “La biometría funciona mejor cuando está vinculada a otros factores, tales como el dispositivo, las tecnologías de geolocalización o un método adicional de autenticación. Por eso pensamos que es importante adoptar un enfoque holístico que considere una amplia gama de tecnologías compatibles que contribuyan a una mejor experiencia de extremo a extremo, desde proveer una tarjeta hasta hacer una compra o chequear su saldo”.

Visa le encomendó a Populus la investigación sobre los pagos biométricos. El estudio se realizó en los meses de abril y mayo de 2016 en siete naciones europeas: Reino Unido, Suecia, España, Francia, Alemania, Italia y Polonia. La muestra total fue de 14,236 con aproximadamente 2,000 encuestados por país.