Crean en España un nuevo sistema de reconocimiento facial 3D.

Investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid han probado con éxito un sistema de reconocimiento facial biométrico en 3D en el aeropuerto de Barajas. El sistema ya está en pleno rendimiento y los primeros resultados han sido calificados de satisfactorios.

“El sistema empleado es muy estable y responde muy bien ante distintas situaciones, siempre que la grabación sea de calidad”, afirma el equipo de investigación en un comunicado.

El experimento se ha desarrollado en la Universidad Rey Juan Carlos, bajo de la dirección del director de Investigación de FRAV y profesor del Departamento de Arquitectura, y Tecnología de las Computadoras de la Universidad Rey Juan Carlos, Enrique Cabello. Comenzó a implantarse en Barajas el pasado julio y los primeros resultados son favorables.

La detección biométrica tiene el objetivo de ayudar a los cuerpos de seguridad a identificar a los criminales. El análisis consigue detectar los rostros de los sospechosos en movimiento, mediante las cámaras de videovigilancia.

La particularidad de esta tecnología, frente a la utilizada en otros aeropuertos del mundo, es que establece un gráfico con imágenes en 3D de los rostros de los sospechosos. Las imágenes deseadas se envían a la Policía Nacional y a la Guardia Civil para su comparación con el fondo de imágenes de los criminales.

 

SEGUIMIENTO POR TODO EL AEROPUERTO

Mediante su implantación en todas las cámaras de seguridad de Barajas, se podrá realizar un seguimiento de los sospechosos por todo el aeropuerto, sin que estos sean conscientes. Esta forma de detección no intrusiva facilitaría mucho las labores de seguridad.

Entre sus ventajas, los investigadores destacan “su facilidad de uso, la compatibilidad de vídeos de cualquier tamaño, la presentación de los resultados y el cien por cien de detección de objetivos con una buena colocación de la cámara”.

Por otra parte, los investigadores también han observado algunas carencias como falsas alarmas o fallos de detección. Las falsas alarmas son consecuencia de la baja calidad de las imágenes, y los fallos de detección por el sistema de grabación de vídeo.

Por el momento, constituye una tecnología en fase de experimentación en algunas zonas de Barajas, pero tiene prevista su integración en todos los sistemas de vigilancia del aeropuerto en un futuro.

La investigación está inscrita en el FRAV de la Universidad Rey Juan Carlos, junto con el apoyo del Instituto Universitario de Investigación en Seguridad Interior (IUISI) de la UNED, AENA.

 Fuente.

Deja un comentario