Militares emplearon biometría para confirmar identidad de bin Laden.

Entre las herramientas que las fuerzas armadas norteamericanas tenían a su disposición para asegurarse de que poseían la identidad correcta de Osama bin Laden después de haberlo eliminado, estaban los escáneres biométricos como el de reconocimiento facial, según un artículo de Wired.

La herramienta específica empleada por el personal militar para asegurarse de que tenían a la persona correcta, fue una versión actualizada de Secure Electronic Enrolment Kit (SEEK II), un dispositivo biométrico móvil que obtiene escaneado de iris, huellas digitales o escaneados faciales, y autentifica identidades mediante la comparación de esa información por vía inalámbrica con una base de datos del FBI.

El dispositivo SEEK II, conocido también como Crossmatch, es una versión más rápida y robusta de los sistemas biométricos BATS y HIIDE que el personal militar empleó con anterioridad en el Medio Oriente para recoger la mayor cantidad de información posible con el fin de diferenciar mejor entre los ciudadanos comunes y aquellos que tienen vínculos con el terrorismo.

El SEEK II tiene varias actualizaciones importantes con respecto a sus predecesores en términos de su acceso a base de datos, así como su habilidad para comunicarse por vía inalámbrica gracias a sus múltiples capacidades de comunicación, así como su acceso a bases de datos más allá de las disponibles en el país en que está siendo utilizado.

Pese a la utilización del reconocimiento facial, los funcionarios de defensa sostienen que la biometría de huellas digitales sigue siendo la modalidad biométrica más útil y confiable para los cuerpos militares. Sin embargo, por esa misma razón es que algunos piensan que esos procedimientos modernos utilizados en operaciones militares le dan cierto sentido de labor policíaca cuando el personal militar busca evidencias para enviarlas al FBI para su análisis.

Fuente: WIRED.

Deja un comentario