¿Sería posible hacer los pagos con una selfie o ritmo cardíaco?

La velocidad con la que se mueve y avanza el comercio electrónico está llevando a las grandes compañías a innovar y buscar formas de pago novedosas y seguras.

Laureen Fernández, analista de Inteligencia y Desarrollo de Negocios de la consultora EY (antes Ernest & Young), detalló que dentro de poco ya se podrán hacer pagos en línea autenticadas mediante reconocimiento facial (una selfie), o acceder a una cuenta bancaria por medio del ritmo cardíaco, o simplemente poniendo la huella digital en un dispositivo en lugar de introducir una contraseña.

“La gente olvida las contraseñas y luego pierde mucho tiempo en restablecerlas, por lo que las grandes compañías buscan que sus usuarios tengan la forma más fácil para hacerlo, y si restablecer una contraseña implica 20 minutos, hacerse una selfie es cuestión de segundos”, razonó.

Ya hay entidades como BBVA en España que utiliza el selfie para abrir una cuenta corriente.

Las compañías que están a la vanguardia de la inteligencia artificial, y avanzan para implementar el internet de las cosas en sus productos, vienen desarrollando estas formas de pago del futuro desde hace un par de años.

Compañías como Mastercard presentaron, en la Mobile World Congress de 2016, la “selfie pay”, un método de autenticación de las características únicas del rostro de la persona. Así también la medición del ritmo cardíaco, por medio de un sistema biométrico para acceder a cuentas y realizar pagos.

Esta forma de pago funcionaría con la biometría integrada a un censor dentro de una pulsera o un reloj constantemente conectado a su smartphone podrá medir su ritmo cardíaco en cuestión de segundos, lo cual le permitirá acceder a su cuenta. Sin embargo, las grandes compañías sieguen trabajando en estas opciones, para que sean 100 % seguras.
“En este caso no se miden las pulsaciones sino la frecuencia entre cada uno de los latidos. El ritmo cardiaco todavía es más preciso que la huella para identificar a una persona”, ha asegurado Ovidio Egido, director general de Mastercard España.

Uno de los grandes retos para las compañías es la seguridad, por lo que acceder a una cuenta con la huella dactilar mediante herramienta digital es una de las opciones que buscan. Sin embargo actualmente aún está analizandose.
El gran reto

El gran reto para los expertos en inteligencia artificial es desarrollar formas de pago fáciles, confiables y totalmente seguras.

“La premisa es lograr que esos pagos electrónicos sean 100 % confiables, mucho más que ir a un cajero e introducir una contraseña”, agrega la investigadora.

¿Cómo asegurar que la selfie pay no es una selfie si no una fotografía que alguien más está introduciendo?

Igual ¿cómo asegurar que no le están obligando a introducir la huella digital para robarle su dinero o que la medición del ritmo cardíaco sea correcto? Según Fernández también son retos de seguridad para los gobiernos.

“La razón por la cual se cree que los pagos móviles serán tendencia es por el crecimiento que ha tenido la autenticación biométrica; por ejemplo, mirar un sensor y validar la identidad por medio de la lectura del iris del ojo. Conforme se empiezan a hacer pruebas, se dan cuenta de que es muy certero”, apuntó Fernández,

Es innegable que para el 2022 las formas de pago habrán evolucionado y si se habrán desarrollado mucho más, pues las tendencias indican que las personas buscan satisfacer sus demandas sin contacto directo con otras.

 

Transacciones digitales mueven $2,700 billones

Los métodos de pago digitales están evolucionando con velocidad y se espera que para el 2022 las transacciones en línea alcancen un valor de 5,411 billones de dólares a nivel global, asegura la firma consultora EY.

Actualmente ya se mueven por medio de transacciones digitales $2,700 billones, y las formas más populares de hacerlo son con los pagos a Uber, remesas familiares, pedidos de comida rápida, compras en línea por medio de diferentes aplicaciones y pago de recibos.

De ese monto, solo el 8 % fue en puntos de venta, pero el 92 % fueron transacciones completamente digitales que hicieron las personas desde su teléfono móvil, tablet o laptop.

Los dos países en el mundo en los que más se realizan transacciones digitales son China y Estados Unidos, pues esos dos países son la base de las compañías de compra en línea más grandes que existen: alixexpress.com y Amazon, respectivamente.

“Para los consumidores del comercio electrónico comprar en línea es mucho más importante que ir al punto de venta”, informó EY.

 

Esta innovación “es una alerta para los bancos”, asegura EY, que informó que la calificadora de riesgo Standard & Poor’s (SP) manifestó ,en un informe, que las grandes empresas tecnológicas como Facebook y Apple poseen grandes ventajas competitivas para entrar al mundo bancario. “Aunque las barreras de entrada en la industria bancaria son altas, los grandes grupos tecnológicos como Facebook o Apple poseen una ventaja competitiva sobre las financieras tecnológicas (fintech) u otros nuevos participantes (…). Cuentan con una alta capacidad de inversión, una marca fuerte, un número elevado de usuarios o clientes fieles y sistemas de tecnología de última generación”, afirma SP.

 

Por tanto, según Laureen Fernández esto “pone en alerta a los bancos ya que tal vez no en el corto plazo, pero sí en el largo, FB funcionará como cajas de cambio, o con Apple entre usuarios de Iphone. Solo Facebook tienen 1,600 millones de usuarios, esto no puede pasar inadvertido para la banca, y es una seria amenaza.

 

Fuente: ElSalvador.com