Sistema predice el crecimiento de la huella dactilar.

Permite la identificación de cualquier persona adulta, a partir de huellas tomadas en la adolescencia

La huella dactilar es una característica individual que se utiliza como medio de identificación de las personas. Pero, ¿cómo se sabe que este indicador biométrico pertenece a una persona determinada, si su huella dactilar fue registrada cuando ésta era aún adolescente? Científicos de la Universidad de Göttingen, en Suecia, han desarrollado un nuevo procedimiento que, con la ayuda de la tecnología y los cálculos matemáticos, anticipa cómo será cualquier huella dactilar en el futuro.

A medida que vamos creciendo, diferentes partes de nuestro cuerpo van experimentando cambios, unos más significativos que otros, y muchos de ellos acaban por traducirse en cambios fisonómicos perceptibles:huesos, la nariz y las orejas, aumenta el tamaño de las extremidades… Además, durante la fase de desarrollo, experimentamos cambios hormonales que transforman nuestro aspecto.

Pero no todas estas transformaciones se pueden observar a simple vista. Uno de los cambios invisibles para el ojo humano se produce en las huellas dactilares. Así lo ha detallado un equipo de científicos del Grupo de Biometría de la Facultad de Matemáticas y Ciencias de la Computación de la Universidad sueca de Göttingen.

Según una nota de prensa publicada por el portal web de dicha universidad, los investigadores, dirigidos por el estadista Thomas Hotz y en colaboración con la Oficina Federal de Policía Criminal de Suecia (BKA), han desarrollado un nuevo procedimiento que permite señalar e identificar los puntos clave en los que se procude el crecimiento de las huellas dactilares.

Hasta ahora, el software de la Policía Criminal sueca tenía dificultades a la hora de reconocer las huellas digitales tomadas en una misma persona durante la adolescencia y su etapa adulta.

Con el nuevo sistema creado por Hotz y su equipo, el margen de error en la identificación personal a través de las huellas dactilares de los jóvenes puede ser muy reducido, si las huellas son ampliadas siguiendo a ciertas reglas.

Con la ayuda de procedimientos estadísticos especiales, denominados análisis de la forma, los científicos demostraron que las huellas dactilares de los jóvenes crecen en proporción a su tamaño corporal. En relación con la aplicación tecnológica desarrollada, únicamente se necesita conocer la edad de la persona a identificar cuando se tomó la huella digital, para poder aplicar la corrección de crecimiento. De esta forma, señala el doctor Carsten Gottschlich, otro de los científicos de la investigación, “se puede predecir el crecimiento de estos bioindicadores, con la ayuda de tablas de crecimiento, tanto en el caso de las niñas como en el de los niños”.

El director del grupo de investigación de la Universidad de Göttingen, el profesor Axel Munk, ve el proyecto como un ejemplo perfecto de colaboración entre la ciencia y la práctica y declara: “Empezamos con esta pregunta de investigación básica: ¿Cómo crecen las huellas dactilares? Con la ayuda de modernos procedimientos de estadística matemática y el uso de una base de datos BKA hemos sido capaces de responder a esta cuestión. La respuesta nos permitió modelar el efecto de crecimiento de tal manera que éste, a su vez, conduce a las mejoras pertinentes en la práctica”.

 

Deja un comentario