El nuevo teléfono celular ATRIX 4G de Motorola, con sistema operativo Android 2.2, integra un sensor de huellas digitales para emplearlo con los sistemas de seguridad del teléfono. Entre los fines biométricos incorporados al teléfono, uno de los principales es un bloqueo biométrico general del teléfono y otras opciones de seguridad que incluyen un patrón dibujado, un PIN o contraseña.

Si un usuario decide configurar un perfil biométrico para bloquear el teléfono, se le pide también definir un PIN como respaldo por si el sensor tiene una falla o se daña, con el fin de evitar que se bloquee al usuario de modo permanente. Adicionalmente, durante el proceso de registro, se graban los dedos índices de las dos manos entre tres y ocho veces para asegurar que el teléfono obtenga una imagen utilizable de la huella digital.

Fuente: IDNoticias.