Ticketmaster: reconocimiento facial para agilizar la entrada a eventos

En un paso muy importante en cuanto al aprovechamiento de la tecnología, Live Nation Entertainment, el conglomerado al que pertenece Ticketmaster, dio a conocer a sus inversionistas que se encuentran trabajando con una nueva compañía de reconocimiento facial llamada Blink Identity, reportó The Verge.

Esta asociación comercial tiene la intención de hacer que la venta de entradas y la experiencia de los conciertos en conjunto sean más fluidas, aunque el anuncio ha sido tomado con cierta reserva para quienes consideran que la decisión atenta contra la privacidad de los clientes.

La tecnología desarrollada por Blink Identity para eventos en vivo promete ser capaz de identificar a las personas en medio segundo. De implementarse de manera correcta, esto podría permitir que el ingreso a un recinto se haga usando la biometría facial de las personas mientras estas caminan hacia el acceso, lo cual se traduce en un reconocimiento de 60 personas por minuto.

“Continuaremos invirtiendo en nuevas tecnologías para diferenciar a Ticketmaster del resto de sus competidores”, señaló el comunicado de Live Nation.

Esa será la apuesta del año: quieren que la tecnología les dé la capacidad de vincular un boleto al reconocimiento del rostro. La noticia suena a lo mejor que los despistados del mundo habrán escuchado en mucho tiempo. Y la cosa no para ahí.

Live Nation dijo que con Blink Identity, una vez dentro, los asistentes a un show podrán usar su rostro para comprar bebidas, entrar en áreas VIP o a zonas en las que se requiera de identificación. También será posible recopilar datos utilizables y compartibles sobre cada persona que ingresa por medio del portal de entrada biométrica.

En este punto es en el que muchos levantan la ceja –incluso los despistados- y vuelven a mostrarse escépticos sobre las formas correctas y la ética con las que estas compañías operarán cuando recopilen toda esa información sobre sus clientes. Y es un temor válido, pues todo apunta a que en un mundo tecnologizado el caso de Cambridge Analytica fue apenas la punta del iceberg.

Si es que todo esto suena intimidante es porque Blink Identity fue creada para el ejército: “el equipo fundador de la compañía pasó la última década construyendo e implementando sistemas de identificación biométrica a gran escala en Medio Oriente para el Departamento de Defensa de Estados Unidos”, aclararon en el comunicado, para que después nadie se sorprenda.

De cualquier manera, falta mucho para la implementación a gran escala de Blink Identity, así es que aún tendremos tiempo de chismear un rato en las filas para entrar a un concierto o a un festival, ponernos al corriente en las filas para la cerveza y para maldecir nuestro despiste al llegar a un foro y decir: ¡chin, dejé los boletos!

 

Fuente.